Blog

Inicios de la ciencia y el arte de la traducción

A sabiendas de que puedo incurrir en una generalización bastante amplia, me pareció interesante abordar este informe relacionando el período preteórico de la traducción con lo artístico y el teórico con lo científico, aunque, por supuesto, los márgenes entre la faceta artística y la científica de esta disciplina no están claramente delimitados.

El período preteórico o artístico se remonta a la Antigüedad, específicamente al siglo III a. de C., época en que Ptolomeo Filadelfo, rey de Egipto, encargó a setenta y dos sabios que tradujeran las Sagradas Escrituras del hebreo al griego, ya que los judíos habían dejado de hablar en aquella lengua; la versión resultante se denomina alejandrina, de los setenta o septuaginta. Otra de las primeras manifestaciones de traducción escrita fue la Piedra de Rosetta, obra egipcia que data del siglo II a. de. C, que contenía una inscripción escrita en tres alfabetos distintos, lo cual fue clave para descifrar el significado de los jeroglíficos egipcios. En el siglo I a. de C., el orador romano Cicerón reflexionaba en sus obras sobre el acto de traducir. En el siglo II d. de C., se tradujeron textos bíblicos del griego al latín, y las traducciones respectivas recibieron el nombre de Vetus Latina. En la Edad Media, San Jerónimo tradujo a principios del siglo v la Biblia del griego y el hebreo al latín vulgar, y su obra se llamó la Vulgata. En el siglo IX y X se tradujeron en Bagdad textos científicos y filosóficos del griego al árabe. A mediados del siglo XII, nace la Escuela de Traductores de Toledo, conformada por un grupo de estudiosos cristianos, judíos y musulmanes que realizaron traducciones del árabe al español y luego al latín. En la Edad Moderna, Martín Lutero tradujo la Biblia del griego al alemán, que fue publicada en 1534. El auge de la imprenta y de nuevas lenguas de cultura durante el Renacimiento y el Barroco dieron paso a que se hicieran traducciones en diferentes idiomas: inglés, italiano, francés, etc.

El período teórico o científico se origina en el siglo XX, especialmente tras la segunda guerra mundial. Los primeros estudiosos que abordaron el tema de la traducción desde un enfoque lingüístico fueron Mounin, Jakobson, Fedorov, y Vinay y Darbelnet, estos últimos se basaban en la lingüística estructural de Saussure. Luego siguieron los aportes de otros estudiosos que, con el transcurso del tiempo, fueron formulando teorías y conceptos con el fin de explicar objetivamente la disciplina que nos compete. Por ejemplo, en la década de los sesenta, Nida habla de “equivalencia formal” y “equivalencia dinámica”, y hace hincapié en el contexto extralingüístico, al igual que Cary. En la década de los setenta, Catford trata sobre la “equivalencia textual” y la “correspondencia formal”. En la década de los ochenta, Newmark establece una distinción entre “ciencia de la traducción” y “arte de la traducción”, mientras que Reiss y Vermeer diferencian entre “equivalencia” y “adecuación”. En la década de los noventa, Elena García recalca la importancia del contexto sociocultural; por su parte, Hatin y Mason hablan de un “acto de comunicación”; y Lörscher, aborda el tema de la traducción como profesión.

A modo de conclusión, ya como arte ya como ciencia, desde sus comienzos la traducción se ha fundando en el principio básico de expresar en una lengua lo que está escrito en otra, con el fin de facilitar la comunicación entre los seres humanos.

Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Ċ
Grisel Cremonesi,
Dec 10, 2012, 2:00 PM
Comments